Una oferta del Instituto Alemán de Formación profesional Más información
Gabriel-Adrian Bocec, Técnico mecatrónico en tecnología de refrigeración

¡Sé de lo que soy capaz! Sin la homologación, me habría quedado siempre como auxiliar.

Gabriel-Adrian Bocec llegó a Alemania en 2014 procedente de Rumanía. En su país no tenía expectativas laborales y deseaba una vida mejor. Gracias a la homologación de técnico mecatrónico en tecnología de refrigeración, puede volver a ejercer su profesión.

Mi consejo
¡Haced la homologación! Es importante para trabajar aquí en el futuro.
Perfil
Nombre
Gabriel-Adrian Bocec
Edad
41
Profesión de referencia
Técnico mecatrónico en tecnología de refrigeración
País de obtención del título
Rumanía
Ejerce de
Técnico mecatrónico en tecnología de refrigeración

Mi historia

"La homologación completa para mí significa seguridad. Ahora ya no me veo bajo presión. Tengo el valor de decir qué me gustaría hacer. Me gustaría trabajar como mano de obra cualificada en líneas de montaje".

Sin perspectivas laborales en el país de origen y la esperanza de una vida mejor. Por eso, Gabriel-Adrian Bocec decidió venir a Alemania en 2014 junto a su familia: "La industria de Rumanía es muy pequeña. Trabajé como agente inmobiliario y vendedor porque como instalador no encontraba nada". Aquí también trabajé al principio en un restaurante, y luego durante un año como instalador de neumáticos: "Lo más importante era encontrar un trabajo para mantener a mi familia. Me daba igual en qué". Pero, con los años, cada vez lo tenía más claro: "No podría trabajar como instalador de neumáticos hasta jubilarme. Entonces decidí que debía trabajar en la profesión que había estudiado".

En 2019 se postuló para técnico mecatrónico formado en tecnología de refrigeración en la empresa Polaris y consiguió un contrato. No obstante, desempeñaba un puesto auxiliar, por eso continuaba enviando su currículum a una empresa de trabajo temporal. La empresa de trabajo temporal aconsejó a Gabriel-Adrian Bocec homologar su formación. Así podría trabajar en su profesión como técnico mecatrónico en tecnología de refrigeración. La empresa de trabajo temporal medió con la empresa Bitzer, donde primero estuvo como trabajador temporal durante 14 meses.

Para avanzar profesionalmente, Gabriel-Adrian Bocec se postuló para otra empresa. A la empresa le convenció el rumano, y le ofreció encargarse de la homologación y correr con los gastos. La empresa también estableció contactos con la Cámara de artes y oficios de Leipzig. Gabriel-Adrian Bocec estaba encantado de aceptar la oferta. Pero le llegó otra: La empresa Bitzer le ofreció un contrato de 2 años. Como Bitzer es una empresa grande, Gabriel-Adrian Brocec aceptó la oferta. En febrero de 2020 presentó la solicitud de homologación y consiguió primero la homologación parcial.

La asesora Silke Lorenz de la Cámara de artes y oficios de Leipzig ayudó a Gabriel-Adrian Bocec en su camino hacia la homologación: Informó y asesoró a Bitzer sobre la cualificación de adaptación necesaria. Elaboró para Gabriel-Adrian Bocec un plan de cualificación y buscó un curso adecuado: "Todavía no me manejaba lo suficientemente bien con los refrigerantes", recordaba el rumano. Silke Lorenz también le ayudó a solicitar la subvención para la homologación. La respuesta llegó a las 2 semanas. Sin la subvención, Gabriel-Adrian Bocec no habría podido hacer frente al procedimiento de homologación.

Tras una formación continua de una semana en junio de 2021, Gabriel-Adrian Bocec al fin obtuvo la homologación completa. Para él significa sobre todo seguridad: "Ahora ya no estoy bajo presión y tengo el valor de decir lo que quiero. Me gustaría trabajar como mano de obra cualificada en líneas de montaje".

Con la homologación también cumplió su sueño de una vida mejor: "Ahora todo va mucho mejor. Trabajo en la profesión que he estudiado. Disfruto de mi trabajo. Me siento muy bien en Alemania. Mis hijos van a la escuela aquí. Me alegro de lo que está por venir".

 

La entrevista con Gabriel-Adrian Bocec se produjo en diciembre de 2021. Durante el procedimiento de homologación obtuvo el asesoramiento y la ayuda de la Cámara de artes y oficios de Leipzig. Los costes del procedimiento de homologación se financiaron por medio de una subvención para la homologación.

Mi procedimiento en resumen

  1. Gabriel-Adrian Bocec llegó a Leipzig en 2014 procedente de Rumanía. En su país había estudiado técnico de refrigeración. En Sajonia primero trabajó en un restaurante y luego como instalador de neumáticos durante 4,5 años.
  2. En 2019, Gabriel-Adrian Bocec encontró un puesto como instalador de climatización en la empresa Polaris. Al mismo tiempo, envió su currículum a una empresa de trabajo temporal. A través de ella comenzó en la empresa Bitzer de Leipzig como montador de líneas de climatización. Bitzer le ofreció a Gabriel-Adrian Bocc un contrato temporal de 2 años. 
  3. En febrero de 2020 presentó la solicitud de homologación en la Cámara de artes y oficios (HWK) de Leipzig. Tras la evaluación de equivalencia, Gabriel-Adrian Bocec obtuvo una homologación parcial
  4. A través de una cualificación de adaptación, pudo alcanzar la equivalencia completa. La subvención económica de la formación continua de una semana la asume la subvención para la homologación. En junio de 2021, Gabriel-Adrian Bocec obtuvo la homologación completa.
  5. Gracias a la homologación, Gabriel-Adrian Bocec tiene planes para su futuro laboral: Quiere trabajar como mano de obra cualificada en su profesión. En la empresa Bitzer o en otra empresa.