Técnico de automoción - Harvey Rawlings

El técnico de automoción Harvey Rawlings en una planta de producción con máquinas.
Harvey Rawlings

Seguridad en la profesión y en la vida.


La homologación confirma mis habilidades por escrito.


En 2011, cuando el inglés Harvey Rawlings llegó a Alemania, lo hizo para trabajar en el periodo de vacaciones. Tras la homologación de su formación profesional de técnica de automoción, encontró un empleo que se correspondía con su cualificación.


Nombre Harvey Rawlings
Edad 25
Profesión de referencia Técnico de automoción
País de obtención del título Inglaterra
Ejerce de Instalador y operador de máquinas computarizadas

Para mí, la homologación supone...

... tener un trabajo genial y poder mantener a mi familia.


Mi consejo

Es muy importante aprender alemán. Saber el idioma facilita mucho las cosas.


En marzo del 2011, Harvey Rawlings llegó a Alemania procedente de Bridport, en el sur de Inglaterra. Por aquel entonces, su mujer trabajaba en Augsburgo. “Obviamente, yo también quería encontrar un empleo en el ámbito profesional que había estudiado”, explica este técnico de automoción de 25 años. En su Inglaterra natal, ya había trabajado dos años y medio como técnico de automoción en la empresa de su familia, en el suroeste de Inglaterra.

“Cuando llegé a Alemania se confirmaron mis sospechas de que, en determinadas circunstancias, no era nada fácil encontrar un empleo”, explica Harvey Rawlings. Por eso intentó empezar con un trabajo vacacional. Lo consiguió rápidamente en la empresa Magnet-Schultz de Memmingen, fabricante de actuadores y sensores electromagnéticos. Al mismo tiempo, se apuntó a dos cursos de alemán. “Después del trabajo vacacional, me contrataron y, por suerte, enseguida tuve oportunidades de ascender. Sin embargo, el Consejo de Empresa me recomendó someterme al procedimiento de homologación para contar con una garantía de futuro. En Alemania se concede mucho valor a que las habilidades profesionales estén certificadas por escrito”, relata Harvey Rawlings.

En abril de 2012, Harvey Rawlings presentó la solicitud de homologación de su título inglés de “Vehicle maintainance and repair of light vehicles levels 2 & 3”. En Internet averiguó que debía enviar sus documentos a la Cámara de artesanos de Suabia, en Augsburgo. “Necesitaban una relación de mis módulos de formación y de actividades laborales, mis títulos de formación extranjeros, el plan de estudios de la formación profesional y todos los documentos traducidos al alemán”.

En abril de 2012 entró en vigor la Ley de Homologación de Títulos y se renovaron las estructuras de las cámaras de artesanos, pero eso no supuso ningún problema. Harvey Rawlings tampoco tuvo que someterse a ninguna cualificación de adaptación ni prácticas. “Me dieron la equivalencia como técnico de automoción directamente”, afirma el inglés. Eso fue en septiembre de 2012. En agosto, su jefe ya le había ofrecido un empleo indefinido como operador y no condicionó su contratación a la resolución de homologación. Hoy por hoy, Harvey Rawlings ha ascendido a instalador. Su principal labor consiste en operar un programa informático especial de diseño que, a su vez, controla un gran láser.

Aunque Harvey Rawlings ya había cosechado un gran éxito profesional en Alemania, la resolución de homologación le ofrece una garantía adicional. “Quién sabe, puedo perder mi empleo por causas ajenas a mi voluntad y tener que buscar trabajo otra vez. La homologación nos da seguridad a mí y a mi familia”.

La entrevista con Harvey Rawlings se produjo en noviembre de 2014.