Protésico dental - Alaa Kheralah

Un joven en un taller odontológico sonríe a la cámara
Alaa Kheralah

Me siento muy a gusto en mi trabajo.


Para mí era importante poder ganarme la vida en Alemania lo antes posible.


Alaa Kheralah llegó a Alemania procedente de Siria en 2014, en calidad de refugiado. En enero de 2015 ya tenía en sus manos la homologación de su formación profesional como protésico dental, obtenida en Jordania.


Nombre Alaa Kheralah
Edad 33
Profesión de referencia Protésico dental
País de obtención del título Jordania
Ejerce de Protésico dental

Para mí, la homologación supone...

... un gran paso adelante en mi camino hacia un futuro mejor.


Mi consejo

Apuntarse a un curso de idioma cuanto antes para aprender alemán. ¡Y no perder la motivación nunca, aunque a veces cueste!


Empujado por su difícil situación en Siria, su país de origen, Alaa Kheralah decidió abandonar el país y dejar atrás a su familia. Como su padre había estudiado en Kiel y su hermano trabajaba en Mannheim como odontólogo, este protésico dental tuvo claro enseguida en qué país quería solicitar asilo. Su hermano también fue la persona que preguntó en la Cámara de artesanos qué posibilidades existían para obtener la homologación como protésico dental antes de su llegada.

Cuando Alaa, que hoy tiene 33 años, llegó a Alemania en octubre de 2014, se puso en contacto con la Cámara de artesanos de Mannheim de inmediato para iniciar el procedimiento de homologación profesional. Allí le dijeron qué documentos debía presentar. Entretanto, aprovechó el tiempo para realizar prácticas en un laboratorio odontológico, aunque no hablaba ni una palabra de alemán. “Mis compañeros del laboratorio me pusieron las cosas muy fáciles y, desde el primer día, fueron muy amables y simpáticos conmigo”. Paralelamente a las prácticas, se apuntó a un curso de alemán.

Durante el procedimiento de homologación se determinó rápidamente que Alaa Kheralah necesitaba someterse a un análisis de cualificación para demostrar la equivalencia de su título profesional. El problema era que en sus documentos faltaba información importante en relación con los contenidos exactos de su formación profesional jordana.

La fecha del análisis de cualificación se fijó para enero de 2015. El hecho de que su alemán no fuera suficientemente bueno en ese momento no supuso ningún obstáculo en su caso. “Excepcionalmente, el laboratorio me permitió someterme al análisis en inglés. Eso me ayudó mucho”, afirma este joven sirio. Ello fue posible no solo porque en su profesión apenas hay contacto con los clientes y se utiliza terminología internacional, sino porque, además, la Cámara de artesanos se dio cuenta de que su alemán mejoraba día a día. Otra de las particularidades del caso es que el análisis de cualificación para protésicos dentales surgió con él. Kheralah fue el primero en aprobarlo en toda Alemania. El examen práctico duró cinco días, en los que realizó todas las labores principales de un protésico dental, ¡con resultados ejemplares! Ahora, las tareas elaboradas para el examen práctico de Alaa Kheralah sirven como referencia para análisis de cualificación futuros.

Después, cuando la Cámara de artesanos certificó la equivalencia total de su título profesional, recibió una oferta laboral enseguida. Sin embargo, como su procedimiento de asilo duró más tiempo que su procedimiento de homologación profesional, todavía no podía empezar a trabajar. Ese fue el verdadero desafío para Alaa Kheralah. “Fue difícil no perder la paciencia hasta que por fin conseguí el permiso de trabajo seis meses después. Pero esperé hasta que todo estuviera en regla”. Después de obtener el asilo, su esposa y su hijo de cuatro años pudieron viajar a Alemania. Desde entonces, Alaa Kheralah trabaja como protésico dental en el laboratorio odontológico Lusanum de Ludwigshafen. “Me siento muy a gusto en mi trabajo y muy contento de que mi familia esté aquí conmigo”.

La entrevista con Alaa Kheralah se produjo en noviembre de 2015. Durante la homologación de su título le asesoró y le ayudó desde el principio hasta el final la Cámara de artesanos de Mannheim Rhein-Neckar-Odenwald.