Profesora - Olga Gotjur

La persona retratada, sentada en una mesa de una clase, sostiene un libro abierto en la mano y mira a la cámara.
Olga Gotjur

Ha sido un largo camino, pero lo he conseguido.


Gracias a la homologación, puedo trabajar en la profesión de mis sueños también en Alemania.


A principios de 2015, Olga Gotjur, profesora de alemán e inglés, llegó a Alemania procedente de Ucrania. Pocos meses después ya tenía su resolución de homologación en sus manos y, a día de hoy, da clase en la escuela de primaria Johannes Kepler de la localidad de Mannheim.


Nombre Olga Gotjur
Edad 29
Profesión de referencia Profesora
País de obtención del título Kazajstán/ Ucrania
Ejerce de Profesora

Para mí, la homologación supone...

... ser aceptada como persona y como profesora experimentada.


Mi consejo

Dejarse asesorar, ya que solo los profesionales cualificados pueden ayudarte de verdad.


Olga Gotjur, nacida en Kazajstán y de ascendencia alemana, conocía Alemania por lo que le había relatado su familia. Fueron inmigrantes tardíos de origen alemán que llegaron aquí en 1990. Sin embargo, su madre emigró a Ucrania con ella. Allí, cursó la carrera de Filología Alemana en la universidad pedagógica y trabajó como profesora en una escuela de educación general. Pero su deseo de vivir y trabajar en Alemania fue creciendo con el tiempo. “Alemania siempre me ha fascinado. En la escuela aprendí mucho sobre este país”.

En febrero de 2015 se cumplió el sueño de esta joven de 29 años y, junto con su marido y su hija, se trasladó a Alemania en calidad de inmigrante tardía de origen alemán. Pero Olga Gotjur no tenía muchas esperanzas de poder ejercer de profesora aquí. Por eso, aprobó un curso de nivel C1 de alemán en la Fundación Otto Benecke de Heidelberg y se propuso cursar una nueva carrera universitaria. Pero la casualidad deshizo sus planes. “Mi marido hizo un curso de integración en el centro católico de educación familiar. Su profesora, que también asesora a personas con titulaciones universitarias extranjeras, nos puso en contacto con ikubiz”.

El Centro de Educación Intercultural ikubiz de Mannheim asesora y ayuda a los inmigrantes en materia de homologación profesional. Y eso mismo es lo que hicieron con la familia Gotjur. “Fui al centro de educación con los documentos de mi marido, que es ingeniero. La asesora del centro, Maryam Shariat, también se ocupó de mi caso personal. Su idea era presentar una solicitud de homologación ante el Gobierno regional de Tubinga”. Gotjur solo tardó diez días en obtener la resolución. El resultado de la equivalencia de su titulación la sorprendió. “No sé cuántas veces leí la carta. En ella ponía que mi carrera universitaria cursada en Ucrania en las asignaturas de alemán e inglés para la enseñanza en escuelas secundarias era equivalente al de magisterio para escuelas mixtas, primarias y secundarias en Baden-Wurtemberg. Increíble”.

Había dado el paso, pero Olga Gotjur siguió pensando. “No basta con tener la homologación en las manos. Hay que pensar qué hacer con ella”. Esta joven de 29 años realizó unas prácticas de cuatro meses en la escuela primaria Johannes Kepler de Mannheim y solicitó una plaza fija en dicha escuela ante el Gobierno regional de Karlsruhe. Fue todo un éxito. Ahora enseña alemán en las clases de preparación para alumnos/as de diferentes nacionalidades y edades comprendidas entre los 10 y los 15 años. La joven está encantada con su trabajo. “No podía imaginarme el futuro sin horarios, clases y alumnos. Por eso me hace tan feliz poder trabajar de profesora en Alemania”. Y, mientras tanto, su marido también ha sido homologado como ingeniero. “Ya estamos los dos aquí”, resume sonriendo.

Fotografía: © Portal „Anerkennung in Deutschland“/BIBB: Robert Funke

La entrevista con Olga Gotjur se produjo en noviembre de 2017. Durante el procedimiento de homologación, le asesoró y le ayudó la empresa ikubiz Interkulturelles Bildungszentrum Mannheim gGmbH, un proyecto que pertenece a la Red IQ de Baden-Wurtemberg.