Médico - Nelson Safaissou

El retratado, con bata blanca frente a dispositivos médicos
Nelson Safaissou

¡He conseguido mi primer objetivo!


Gracias a la homologación de mi título de médico, puedo seguir formándome. ¡Tengo ilusión de cara al futuro!


En octubre de 2013, el camerunés Nelson Safaissou obtuvo la licencia para el ejercicio de la actividad profesional como médico. Hoy por hoy, trabaja en el departamento de Ginecología de una clínica de la localidad sajona de Leisnig.


Nombre Nelson Safaissou
Edad 32
Profesión de referencia Médico (licencia para el ejercicio de la actividad profesional)
País de obtención del título Madagascar
Ejerce de Médico en formación continua (como médico especialista en Ginecología y asistencia en parto)

Para mí, la homologación supone...

... la oportunidad de ganarme la vida en Alemania y poder seguir formándome.


Mi consejo

¡No tirar la toalla! Hay que tener paciencia y prepararse bien. Pero lo más importante es el idioma.


Para Nelson Safaissou, trasladarse a un nuevo país no era nada nuevo. Y es que este camerunés de 32 años cursó sus estudios de Medicina en Antananarivo, capital de Madagascar. “Al acabar la carrera quería especializarme con una formación continua como médico especialista. Para ello, quería venir a Europa, ya que en Madagascar no hay suficientes materiales ni dispositivos”, declara Nelson Safaissou.

En Madagascar conoció a su mujer, procedente de Alemania; más concretamente, de Sajonia. “Primero pensamos en trasladarnos a Francia, ya que mi mujer también habla francés fluido”. Sin embargo, los cambios en la Ley de Homologación de Títulos alemana provocaron que la balanza se decantara por Alemania. “En comparación con Francia, aquí parecía más sencillo obtener la licencia para el ejercicio de la actividad profesional, pese a la barrera del idioma”.

El camino de Nelson Safaissou hacia la homologación en Alemania comenzó en Internet. “También utilicé el Buscador de homologaciones, a través del cual encontré mucha información valiosa sobre el perfil profesional y las autoridades competentes”, afirma el camerunés. No obstante, el procedimiento de homologación en sí representaba un gran desafío, sobre todo por el idioma. “Dediqué un año exclusivamente a estudiar alemán. Porque hay que demostrar un nivel B2 para poder solicitar la licencia para el ejercicio de la actividad profesional. Ahora mismo ya tengo el nivel C1, ¡ha valido la pena empollar!”.

El segundo obstáculo era obtener el permiso de trabajo como médico. Y es que en Sajonia, para obtener la licencia para el ejercicio de la actividad profesional, los aspirantes deben demostrar que hay un empleador dispuesto a contratarles. Las oficinas de asistencia de la delegación estatal en cuyo territorio se encuentra el futuro empleador son las encargadas de la licencia para el ejercicio de la actividad profesional. “Pero como no tenía la licencia para el ejercicio de la actividad profesional, no encontraba empleo: el típico círculo vicioso. ¡Era una situación muy compleja!”, recuerda el médico. “Al final incluso llegué a plantarme solicitar empleo de enfermero...”.

Pero Nelson Safaissou no tiró la toalla. Un conocido de su mujer le dijo que acudiera a la oficina de asesoramiento del IBAS de Dresde, perteneciente a la Red “Integration durch Qualifizierung (IQ)” de Sajonia. Allí le aconsejaron que solicitara la licencia para el ejercicio de la actividad profesional directamente en la delegación del Estado de Dresde. “Demostré que estoy asentado en Sajonia a largo plazo, que he enviado más de 100 solicitudes de empleo y que estas habían sido rechazadas por no poseer la licencia para el ejercicio de la actividad profesional, por lo que, más o menos cuatro semanas después de presentar los documentos en la Delegación del Estado, me dieron cita”. Una semana después de esa cita decisiva, ya tenía en sus manos la licencia para el ejercicio de la actividad profesional. La Delegación del Estado hizo una excepción en lo referente al empleador dispuesto a contratarle, ya que Safaissou demostró que estaba asentado en Sajonia y que deseaba conseguir un empleo en dicho Estado.

A día de hoy, este joven de 32 años está muy contento de poder salir adelante. “Tras obtener la licencia para el ejercicio de la actividad profesional, solicité empleo en varias clínicas sajonas y la Clínica Helios de Leisnig me ofreció un periodo de prácticas, tras lo cual me contrató. Entretanto, mi mujer y yo hemos aumentado la familia. Y mi trabajo me hace muy feliz”. Hace unos meses, Nelson Safaissou cambió la cirugía vascular por la ginecología para formarse en esa materia como médico especialista. “Es lo que siempre he querido. Por tanto, misión cumplida: ahora puedo relajarme y ver qué más me depara el futuro”.

La entrevista con Nelson Safaissou se produjo en marzo de 2015.