Ingeniero civil - Fernando Llusiá de Castro

Un joven con chaleco de seguridad en una obra, al fondo un vehículo de construcción
Fernando Llusiá de Castro

Simplemente, me lancé a la aventura


Me alegro de haber encontrado tan rápido un empleo conforme a mi cualificación.


Fernando Llusiá de Castro llegó a Alemania en octubre de 2014, ya que en España no encontraba trabajo tras finalizar su carrera de Ingeniería Civil. Gracias a la homologación de su título, desde octubre de 2015 trabaja en la localidad de Bad Düben como ingeniero civil.


Nombre Fernando Llusiá de Castro
Edad 26
Profesión de referencia Ingeniero civil
País de obtención del título España
Ejerce de Ingeniero civil

Para mí, la homologación supone...

... poder trabajar en Alemania como ingeniero civil después de haber finalizado mis estudios de Ingeniería Civil.


Mi consejo

¡Tener paciencia con la burocracia alemana y preguntar siempre que tengas alguna duda!


Después de finalizar sus estudios de Ingeniería Civil, Fernando Llusiá de Castro no encontraba en España ningún empleo que se correspondiera con su cualificación. Cuando se enteró de que en Alemania se buscaban ingenieros, no pudo resistirse a iniciar su vida laboral aquí. Una vieja amiga alemana, que vivía en Tenerife, su ciudad natal, le animó a dar el paso, lo que no le costó demasiado: “Soy una persona muy sencilla y, como siempre dice mi padre, me adapto como un camaleón”, afirma este joven de 26 años.

En octubre de 2014, cuando llegó a la localidad de Halle an der Saale, primero se centró en aprender el idioma y asistió a un curso intensivo de alemán en la escuela de educación para adultos: una buena decisión, y no solo por todo lo que aprendió. Y es que su profesor de alemán le dio los datos de contacto de la Oficina de atención de IQ para “Homologación profesional y Asesoramiento sobre Cualificaciones” de Sachsen-Anhalt Süd, en la empresa AWO SPI Soziale Stadt und Land Entwicklungsgesellschaft mbH, una de las muchas oficinas de atención regionales del programa federal de fomento “Integration durch Qualifizierung (IQ)”.

Mathias Kanigowski, empleado del proyecto, le explicó al joven español cómo funcionaba el procedimiento de homologación y que vías de cualificación existían después de obtenerla. Durante el procedimiento de homologación también le proporcionó asesoramiento. “El Sr. Kanigowski me fue de gran ayuda, ya que al principio me resultó complicado, tanto por el idioma como por la burocracia”, explica Fernando Llusiá de Castro.

El primer paso consistió en traducir los documentos de sus estudios necesarios para el procedimiento. Después, los envió junto con la solicitud de homologación cumplimentada a la Cámara de Ingenieros del Estado de Sajonia-Anhalt. Paralelamente al procedimiento de homologación, este joven español solicitó empleo en la empresa Bau und Haustechnik Bad Düben. La entrevista de trabajo fue muy bien. Sin embargo, para que le contrataran como ingeniero civil, necesitaba la resolución de homologación oficial. Pero esta todavía se hacía esperar. Además, la homologación del título valía 250 euros, un dinero que en ese momento no tenía. “El mayor desafío de todo este proceso fue ese pago”, confiesa el español. Para ello, obtuvo la ayuda de la oficina de empleo. Esta hizo frente a los costes de la homologación. Como también tenía que presentar una solicitud para ello, el proceso se retrasó un poco más. Por suerte, la empresa en la que había solicitado empleo estaba dispuesta a esperar. Después de un total de tres meses, en mayo de 2015, Fernando Llusiá de Castro por fin obtuvo la equivalencia total de su diploma de ingeniero.

“Lo presenté en la empresa Bau und Haustechnik Bad Düben y me dieron el puesto de trabajo. ¡Más fácil imposible!”. Fernando está encantado, ya que su esperanza de encontrar trabajo lo antes posible se ha cumplido. Cree que encontrar empleo en un país extranjero no es coser y cantar, sobre todo cuando, como en su caso, no se tiene experiencia profesional. Por eso se alegra tanto y, además, le encanta su trabajo. “Tengo mi propio despacho en las oficinas centrales de la empresa, hay muy buen ambiente con los compañeros y espero poder trabajar en proyectos muy variados para seguir adquiriendo experiencia profesional”.

En su vida privada, Fernando Llusiá de Castro tampoco se aburre. Juega en un equipo de squash, gracias a lo cual ha hecho muchos amigos. Lo único que le apena es que su familia sigue en España. Por eso, aprovecha sus vacaciones para viajar a su país de origen.

La entrevista con Fernando Llusiá de Castro se produjo en diciembre de 2015. Durante la homologación de su título le asesoró y le ayudó el departamento de “Homologación Profesional y Asesoramiento sobre Cualificaciones” de Sachsen-Anhalt Süd.