Alberto García – Homologación como enfermero

testimonial_2014_garcia_715
Alberto Garcia

¡Por fin tengo seguridad laboral!


Gracias a la homologación puedo trabajar como enfermero y recibo un sueldo digno.


Sin la homologación oficial, Alberto García, que estudió enfermería en España, no podría ejercer su profesión. Desde que recibió la resolución de homologación, Alberto trabaja como enfermero en Baden-Wurtemberg y recibe una remuneración acorde con su cualificación.


Nombre Alberto García
Edad 26
Profesión de referencia Enfermero
País de origen de su título España (Grado de tres años)
Trabaja como Enfermero en Bad Peterstal-Griesbach

  

La homologación significa para mí …

Gracias a la homologación puedo recibir una remuneración acorde con mi trabajo, lo que me permite tener un buen nivel de vida en Alemania.


Mi consejo

para tener éxito en el trabajo es imprescindible hablar bien alemán. Por eso recomiendo a todo el mundo que haga un curso de este idioma.


Un país nuevo, una nueva lengua, una cultura nueva... Las ganas de cambio trajeron a Alberto García a Alemania.
Desde julio de 2013 vive en Bad Peterstal-Griesbach, en el Estado federado de Baden-Wurtemberg, y ya está completamente integrado: “Creí que tendría muchos más problemas, pero en realidad los casos clínicos aquí no son tan graves como pensaba y solo tuve dificultades con el idioma al principio”.

Alberto consiguió de inmediato un contrato indefinido en la clínica de rehabilitación ortopédica MediClin, pero como le faltaba la homologación empezó trabajando de auxiliar. Desde el principio, este enfermero de 26 años recibió el apoyo de sus compañeros en MediClin. Su jefe incluso le ayudó a recopilar todos los documentos necesarios para el proceso de homologación.

Al contrario que en Alemania, en España se requiere una carrera para poder trabajar como enfermero. “Por eso fue difícil averiguar qué documentos eran importantes para la equivalencia. Para poder reunirlos todos tuve que volver a España, lo que alargó un poco todo el proceso”, explica Alberto García. Finalmente, en diciembre de 2013 pudo reunir todos los papeles y en febrero de 2014 recibió la homologación total. “Con la homologación puedo trabajar en mi profesión y recibo un sueldo digno”.

Gracias a su experiencia laboral y a una sólida formación en España, Alberto no tuvo que realizar ninguna acción de formación continua, pero sí que aprovechó el curso de alemán: “Como el alemán era una lengua nueva para mí tuve que empezar con tareas sencillas, aunque esto no quiere decir que no dominara mi especialidad. Poco a poco he ido aprendiendo todas las palabras que necesito y ahora ya puedo acompañar al médico en las consultas”. Para este español también es importante tener amigos fuera del trabajo a la hora de sentirse a gusto en su nueva patria. “En el equipo de fútbol he conocido a muchos compañeros que me apoyan y me ayudan con los problemas que pueda tener. Siempre puedo contar con ellos”.

La entrevista con Alberto García tuvo lugar en julio de 2014.