Enfermera y enfermera pediátrica - Giusi Frazzetta

Una joven sonríe a la cámara
Giusi Frazzetta

Vale la pena tener paciencia


¡Después de la homologación, me hicieron un contrato indefinido!


A lo largo de un año, Giusi Frazzetta trabajó como auxiliar de enfermería, aunque poseía una cualificación superior. Tras la homologación de su título italiano, ahora puede asumir más responsabilidades como enfermera.


Nombre Giusi Frazzetta
Edad 25
Profesión de referencia Enfermera y enfermera pediátrica
País de obtención del título Italia
Ejerce de Enfermera pediátrica en Colonia

Para mí, la homologación supone...

... la posibilidad de tener un contrato indefinido en un prestigioso hospital de Colonia.


Mi consejo

Se necesita mucha paciencia con todo el papeleo. Pero al final vale la pena y tienes la satisfacción de poder trabajar en la profesión en la que te encanta trabajar.


Cuando le preguntamos sobre su vida actual, Giusi Frazzetta responde sin pensárselo. “¡Genial! Tengo un contrato indefinido, puedo planificar mi futuro”, afirma alegre esta joven italiana. Hace dos años, esta enfermera pediátrica reunió el valor suficiente para emigrar a Alemania, ya que sabía que tenía más perspectivas de conseguir un puesto de trabajo seguro que en su país de origen.

Pero, al principio, la realidad fue muy distinta. Si bien Frazzetta encontró un puesto de trabajo en un hospital, al principio tuvo que conformarse con un empleo como auxiliar de enfermería. Sin la homologación de su título profesional italiano, su empleador no podía darle trabajo en la profesión en la que se había formado. “Quería tener más responsabilidades”, afirma esta joven de 25 años. Durante la homologación de su título profesional, Giusi Frazzetta obtuvo ayuda de su empleador de entonces. El hospital en el ocupó su puesto temporal durante el periodo transitorio le dio toda la información sobre el funcionamiento del procedimiento. Pero otras instituciones también desempeñaron un papel fundamental durante el procedimiento de homologación. “Ellas y la Oficina de examinación del Estado en materia de Medicina, Fisioterapia y Farmacia fueron muy importantes para mí”.

Frazzetta reconoce que la burocracia y las visitas al Consulado necesarias para la traducción de sus certificados pusieron a prueba su paciencia. En total, el procedimiento de homologación duró más de un año. Sin embargo, si no lo hubiera llevado a cabo, es consciente de que se habría quedado estancada en sus funciones de auxiliar de enfermería. “La homologación me ha ofrecido la posibilidad de trabajar como enfermera en Alemania”. Giusi Frazzetta apenas tuvo que cambiar su forma de trabajar para adaptarse a la vida profesional de su país adoptivo. “La forma de trabajar es un poco diferente que en Italia, pero por lo general es igual. Por lo demás, mis expectativas de conseguir un buen empleo se han cumplido”.

La entrevista con Giusi Frazzetta se produjo en junio de 2014.