Electricista - Łukasz Wesołowski

Un hombre con pantalones de trabajo en un taller
Łukasz Wesołowski

La Cámara de artesanos ayudó mucho


La confirmación de mi cualificación me abre muchas puertas


En un principio, el título polaco de técnico en electromecánica de Łukasz Wesołowskis obtuvo únicamente una homologación parcial. Después de realizar una cualificación de adaptación, Wesołowski obtuvo la homologación total como electricista de máquinas y motores.


Nombre Łukasz Wesołowski
Edad 29
Profesión de referencia Electricista de máquinas y motores
País de obtención del título Polonia
Ejerce de Electricista de máquinas y motores en Hamburgo

Para mí, la homologación supone...

... igualdad de oportunidades; ahora tengo un certificado oficial que acredita mi cualificación y me abre nuevas puertas.


Mi consejo

Es muy importante echarle ganas. Solo hay que acudir al órgano competente o a una oficina de asesoramiento y concertar una cita. Los empleados son muy amables y te darán toda la información que necesitas.


Desde mayo de 2012, Łukasz Wesołowski vive en Hamburgo con su mujer y sus dos hijas. Para él, la familia es lo primero. Para ofrecerles una vida mejor a sus hijas, contar con un buen empleo es imprescindible. Por ello, la perspectiva de obtener un trabajo mejor fue el motivo de su traslado de Polonia a Hamburgo. “Ya había trabajado ocho años en Polonia y, mientras tanto, también estudiaba. Sé lo que es trabajar, por lo que tenía la expectativa de llevar una vida completamente normal en Alemania: trabajar, ganar dinero y, simplemente, llevar una buena vida”, afirma este joven de 29 años.

En su país de origen, Łukasz Wesołowski cursó el ciclo de formación profesional de Electromecánica, de cuatro años, y a continuación empezó a trabajar en una empresa. Pero en Alemania hace años que ese perfil profesional ya no existe. “Por ese motivo, la homologación se ponía complicada”, afirma Łukasz Wesołowski. “Sin embargo, la profesión que había estudiado encajaba con el perfil profesional de electricista de máquinas y motores”.

Por ello, tras la homologación parcial de su cualificación profesional, Wesołowski realizó una cualificación de adaptación en una empresa de ingeniería eléctrica, con formación técnica acompañada de clases de alemán, que posteriormente le contrató y donde sigue trabajando hasta la fecha. Con este fin, obtuvo una ayuda económica de la oficina de empleo. Con una beca del Ayuntamiento de Hamburgo, orientada especialmente a candidatos a la homologación, también tuvo la oportunidad de participar gratuitamente en otros cursos interprofesionales. Nueve meses después de presentar la solicitud, este padre de familia por fin obtuvo la homologación total.

“Los plazos fueron muy largos, pero, por lo demás, todo marchó sobre ruedas ha valido verdaderamente la pena”, relata Łukasz Wesołowski. “Ahora no solo poseo mis certificados polacos, sino también un certificado que acredita por escrito que la profesión que estudié es equivalente en Alemania”. Según afirma, su motivación no fue lo único importante en este proceso, sino también el apoyo que le ofreció la Diaconía de Hamburgo, la primera entidad que le prestó ayuda, así como la Cámara de artesanos de Hamburgo. Sus empleados también ayudaron a Łukasz Wesołowski a conseguir su empleo actual. Ahora se siente muy a gusto en su nueva empresa. “Le estoy muy agradecido a mi jefe por darme la oportunidad de trabajar en su empresa”.

La entrevista con Łukasz Wesołowski se produjo en junio de 2014.