Educadora - Shih-Yen Bayer

Una persona retratada mira a la cámara. Junto a ella hay un niño sentado.
Shih-Yen Bayer

¡He aprendido mucho!


Por fin puedo trabajar en Alemania en la profesión que me hace feliz.


La taiwanesa Shih-Yen Bayer llegó a Alemania en 2014. Después de unas prácticas de adaptación en una guardería, obtuvo la homologación total como educadora. A día de hoy, trabaja en una guardería de la localidad de Kehl.


Nombre Shih-Yen Bayer
Edad 28
Profesión de referencia Educadora
País de obtención del título Taiwán
Ejerce de Educadora

Para mí, la homologación supone...

... una buena experiencia que no solo me ha hecho avanzar como profesional.


Mi consejo

¡Aunque las cosas se pongan complicadas, nunca tires la toalla y piensa siempre en positivo!


Con un máster en Pedagogía familiar y Pedagogía infantil bajo el brazo, la taiwanesa Shih-Yen Bayer llegó a Alemania en 2014 por amor. En su país de origen ya había adquirido experiencia profesional como educadora. Por eso suponía que en Alemania también podría encontrar trabajo en su profesión. “Envié currículos a las guarderías, pero no me contrataron, ya que no tenía experiencia en Alemania”. Lo que no sabía es que, sin homologación, no podía trabajar como educadora en Alemania. Se llevó una gran decepción.

Pero esta perseverante mujer de 28 años se mantuvo en sus trece, aprendió alemán de manera intensiva y aprobó dos prácticas de guardería. Entonces, su marido le dio un consejo decisivo. Por Internet, se enteró de que debía solicitar la homologación de su cualificación profesional como educadora reconocida por el Estado. Antes de que Shih-Yen Bayer presentara su solicitud ante el órgano competente, obtuvo ayuda de los asesores en materia de homologación del Estado de Bremen (del senador de Economía, Empleo y Puertos), financiado con medios del programa de fomento “Integration durch Qualifizierung (IQ)”. Allí le ayudaron a reunir los documentos necesarios. Ya había traducido sus certificados. Ante el órgano competente, con la senadora de Infancia y Educación, la tramitación fue muy rápida. “Acudí allí y presenté todos los documentos”.

Haberlo preparado todo correctamente dio sus frutos. Tan solo tres meses después, Shih-Yen Bayer ya tenía el resultado. Se homologó su carrera universitaria. Para poder ejercer como educadora, solo le faltaban las prácticas de la formación profesional. Se produjeron en forma de prácticas de adaptación. Por iniciativa propia, Shih-Yen Bayer buscó plazas en Internet y encontró una en la guardería de día de la Iglesia evangélica. Después de un breve periodo de prácticas, aprobó el programa de prácticas de adaptación. Durante ese tiempo obtuvo ayuda técnica y lingüística de la Escuela de Sociopedagogía y Asistencia Social, una entidad privada reconocida a nivel estatal del Instituto de Educación Paritaria de Bremen. En ella asistió a un módulo teórico adicional dos veces a la semana y logró superar dos grandes obstáculos: el examen final oral y el escrito. “El idioma me resultó muy difícil. Tenía que hablar mucho. Fue muy agotador y estresante. Pero mi profesora me animó mucho y me dijo que los errores me harían adquirir experiencia”. Al final, todo salió bien. Para Shih-Yen Bayer, fue una época complicada, pero aprendió muchas cosas: “Las prácticas de adaptación fueron una buena experiencia. Aprendí muchísimo. No solo en lo profesional, sino que ahora también entiendo mucho mejor la cultura y el estilo de vida alemanes.

A día de hoy, la Sra. Bayer trabaja como educadora en una guardería de Kehl y, en sus ratos libres, sigue estudiando alemán. Repleta de orgullo, resume: “En algunos momentos no estaba seguro de si lo iba a conseguir. Pero la gente me alentaba. Eso me daba fuerzas para aguantar. Ahora estoy feliz aquí y me encanta mi trabajo con los niños, los compañeros y los padres”.

Fotografía: © Red IQ Bremen/Linda Hoff

La entrevista con Shih-Yen Bayer se produjo en septiembre de 2017. Durante al procedimiento de homologación, obtuvo la preparación y la ayuda de los asesores en materia de homologación del Estado de Bremen (en cooperación con la Patronal y el Centro de Formación Profesional y Continua de Bremerhaven) y el Instituto de Educación Paritaria de Bremen, ambos proyectos del programa de fomento “Integration durch Qualifizierung (IQ)”.