Fernando Llusiá de Castro – Homologación como ingeniero civil

Der spanische Bauingenieur Fernando Llusiá de Castro in Warnweste auf einer Baustelle, im Hintergrund ein Baufahrzeug
Fernando Llusiá de Castro

Simplemente me lancé a la aventura


Me alegro de haber encontrado con tanta rapidez un trabajo acorde con mi cualificación.


Fernando Llusiá de Castro vino a Alemania en octubre de 2014, pues tras acabar sus estudios de ingeniería civil en España no encontraba trabajo. Gracias a la homologación trabaja desde octubre de 2015 como ingeniero civil en Bad Düben.


Nombre Fernando Llusiá de Castro
Edad 26
Profesión de referencia Ingeniero civil
Origen de su título España
Trabaja como Ingeniero civil

 

La homologación significa para mí …

… poder trabajar también en Alemania como ingeniero civil tras haber terminado mis estudios como tal.

 


Mi consejo

¡Tener paciencia con la burocracia alemana y preguntar siempre cuando no se tenga algo claro!


Tras finalizar su carrera de ingeniería civil, Fernando Llusiá de Castro no encontraba trabajo en España que se correspondiera con su cualificación. Cuando se enteró de que en Alemania buscaban ingenieros le pudo la gran tentación de comenzar allí una vida laboral. En Tenerife, su tierra de origen, una vieja amiga alemana que vivía allí le animó a dar el paso que a él le resultaba tan difícil: "Según mi padre, soy una persona sencilla que se adapta a todo como un camaleón", comenta el joven de 26 años.

Cuando en octubre de 2014 llegó a Halle an der Saale, lo primero que hizo fue concentrarse en aprender el idioma y cursó para ello un curso intensivo de alemán en la universidad popular. Decisión más que acertada, pues no sólo logró aprender el idioma, si no que su profesor de alemán le pasó los datos de contacto del organismo competente de la “Asistencia para la homologación y cualificación profesional” de Sajonia-Anhalt Sur, la así llamada AWO SPI Soziale Stadt und Land Entwicklungsgesellschaft mbH, uno de muchos organismos a nivel nacional del programa de apoyo "Integración a través de cualificación (IQ)".

El empleado del proyecto, Mathias Kanigowski, le explicó al español en qué consiste el proceso de homologación y aclaró algunas otras posibilidades de cualificación que podría hacer más tarde. También le asesoró durante el proceso en sí de homologación. "El señor Kanogowski fue para mí de gran ayuda, pues al principio tanto el idioma como toda la burocracia no me resultaban fáciles", nos explica Fernando Llusiá de Castro.

El primer paso consistió en traducir los documentos necesarios referentes a sus estudios. Después, los mandó junto al formulario rellenado de solicitud de homologación a la Cámara de Ingenieros de Sajonia-Anhalt. De forma paralela al proceso de homologación, este chico español solicitó trabajo en la empresa Bau und Haustechnik Bad Düben. Su entrevista de trabajo transcurrió bien, sin embargo para poder contratarle necesitaban un certificado oficial de homologación de su título como ingeniero civil. Pero este papel se hizo de esperar. A parte de todo esto, la homologación en sí de su título ascendía a 250 euros, un dinero que en ese momento no tenía. "Para mí el desafío más grande en todo este proceso fue hacer frente a ese pago", confiesa el español. Este tema se resolvió gracias a la ayuda del Jobcenter que se hizo cargo de los gastos de la homologación. Y como para ello también era necesario rellenar un formulario, todo el proceso se retrasó un poco. Por suerte la empresa en la que había solicitado el trabajo estaba dispuesta a esperar. Tras un total de tres meses de espera, en mayo de 2015 por fin Fernando Llusiá de Castro recibió la equivalencia total de su título de ingeniero.

"Le presenté el papel a la empresa Bau und Haustechnik Bad Düben y me concedieron el trabajo. ¡No pudo ser más sencillo!" El español está encantado, pues su mayor ilusión era encontrar trabajo lo más rápido posible y se ha cumplido. Opina que no se puede dar por hecho que esto suceda en un país extranjero, y más teniendo en cuenta que él no tenía nada de experiencia profesional. Encima de esto, el trabajo le encanta, motivo para estar aún más contento y es que: "tengo mi propia oficina en el edificio principal de la empresa, hay buen ambiente de trabajo entre los compañeros. Espero poder seguir trabajando en los tan diferentes proyectos y así reunir aún más experiencia".

Tampoco se aburre en su vida privada Fernando Llusiá de Castro. Juega al squash en una asociación en la cual ya ha hecho muchos nuevos amigos. La única amargura que tiene es: su familia todavía está en España. Es por ello que cuando tiene vacaciones aprovecha para volar a su tierra de origen.

La entrevista con Fernando Llusiá de Castro tuvo lugar en diciembre de 2015. Durante la homologación de su titulación le asesoró y aconsejó el organismo competente de la “Asistencia para la homologación y cualificación profesional” de Sajonia-Anhalt Sur.

¡Su opinión cuenta!

¿Le gustaría ganar un iPad o cupones para canjear por fantásticos premios?
¡Responda la encuesta y participe en nuestro sorteo!

Al Instituto Federal de Formación Profesional le interesaría conocer su opinión. Por tal motivo, nos agradaría que participe en nuestra encuesta para colaborar con el desarrollo del portal “Homologación en Alemania”.

› Hacer clic aquí para acceder a la encuesta.